Solar fotovoltáica

La energía solar fotovoltaica se basa en la captación de energía solar y su transformación en energía eléctrica por medio de módulos fotovoltaicos. Existen dos tipos de módulos: paneles de concentración y paneles planos

  • Paneles de concentración
Paneles de concentración

Los paneles de concentración se centran en la idea de concentrar la luz solar para reducir el tamaño de las células solares, y por tanto los costes. Un sistema de concentración sustituye la mayor parte del silicio por lentes de plástico o cristal o reflectores metálicos, siendo precisa una superficie de material semiconductor de un tamaño mucho menor.

Necesitan un control de seguimiento muy preciso, puesto que si la radiación solar no incide completamente en la lente no se obtiene producción eléctrica. Los paneles de concentración solo aprovechan la radiación directa, por lo que en días nublados no son capaces de generar energía eléctrica.

  • Paneles planos
Paneles planos

Están formados por células solares que se montan en serie para conseguir un voltaje adecuado a las aplicaciones eléctricas. Las células están elaboradas a base de silicio puro con adición de impurezas de ciertos elementos químicos, siendo capaces de generar cada una de 2 a 4 Amperios, a un voltaje de 0,46 a 0,48 V, utilizando como materia prima la radiación solar.

Los paneles planos admiten tanto radiación directa como difusa, pudiendo generar energía eléctrica incluso en días nublados.